Tesina

Metodología de la investigación

Todo trabajo de tesis o tesina, para llegar a buen puerto, a un resultado final mínimamente valioso, tiene que seguir una metodología de investigación, cierta sistematización en el uso de herramientas y técnicas que busquen dar respuesta a un problema que siempre se lo puede condensar en una serie de interrogantes, verdaderos impulsores de la investigación. La metodología debe ser coherente con aquello que se va a investigar, los objetivos que se proponen y eventualmente, corroborar las hipótesis que se plantean. La actividad investigativa –en su nivel académico- es un tonificante ejercicio intelectual para los estudiantes de cualquier área de conocimiento, estimula el juicio crítico, las competencias argumentativas, el afán de exploración, atributos que les resultarán esenciales para insertarse en un mercado laboral cada vez más exigente. Antes de definir una metodología de investigación es fundamental analizar los recursos con los cuales se cuenta –físicos, materiales y temporales-, definir el enfoque o paradigma epistemológico desde el cual se ha de abordar el problema, y recién entonces determinar si se va a adoptar un abordaje cuantitativo o cualitativo, o una mezcla de ambos, que podría ser un estudio cualicuantitativo. En la contemporaneidad, los recursos para investigar en Internet están al alcance de millones de usuarios, y haciendo un uso inteligente de los mismos es posible desarrollar una investigación digna y aprobable. De todos modos, tanto si se optó por el camino cuantitativo, como si se prefirió el cualitativo, se pueden poner a prueba habilidades en campo, en el contacto cara a cara con los protagonistas de la investigación, que pueden ser encuestados, entrevistados, participar de focus groups, o simplemente relatar sus historias.