Tesina

Sobre Tesis y Tesinas

A la hora de emprender una investigación, es preciso tener en claro si lo que se pretende desarrollar será una tesis o una tesina. Hay ciertas diferencias sustanciales entre un tipo de trabajo y otro, que a continuación detallamos:

- La tesis tiene un alcance y perspectiva más amplio, además de su extensión, requiere un esfuerzo investigativo adicional. La tesina, si bien demanda un buceo bibliográfico exhaustivo, puede elaborarse sin la necesidad de realizar un trabajo de campo.

- Las tesinas, por lo general, se hacen a través de un abordaje metodológico bibliográfico-documental, y pueden presentar un estilo de redacción más suelto y despojado. Por su parte, las tesis demandan un minucioso rastreo de las fuentes –primarias y secundarias- y de la bibliografía utilizada, que debe ser archivada a través de fichas.

- En cuanto a la elección del tema y la profundidad con la que será tratado, la tesis es más exigente que la tesina. En principio, todo trabajo de tesis se inicia con un proyecto o anteproyecto, el cual debe incluir un cronograma y, por lo general, un presupuesto, además de aspectos elementales, como el planteamiento del problema, justificación, objetivos, hipótesis, operacionalización de variables, marco teórico y marco metodológico, el cual tendrá cierta rigurosidad. La tesina puede elaborarse sin este requisito previo.

- Las tesinas tienden a simplificar, a presentar el estado de la cuestión sobre una temática particular, y quizás esbozar lineamientos o propuestas originales. Las tesis suelen focalizarse en un problema puntual, el cual puede ser analizado desde un enfoque cuantitativo o cualitativo, o mediante una conjunción de ambos.

- De una tesina puede surgir una tesis, pero rara vez se da el camino inverso. Puede plantearse que la tesina es un primer abordaje a un tema de interés, el cual luego será investigado con mayor profundidad en la instancia de tesis.

- Por lo general, la tesis conlleva la elaboración de un “Estado del Arte”, el cual consiste en una revisión bibliográfica de lo que se ha escrito y/o investigado en relación con el tema elegido. En la tesina, basta con plantear algunos antecedentes, prestando especial atención a las técnicas de redacción y poniendo en juego el propio juicio crítico.

- Otra diferencia que suele registrarse entre las tesis y las tesinas, es que las primeras suelen contener tablas, gráficos, figuras, esquemas y mapas conceptuales que acompañan al texto y en muchos casos le sirven de sustento, mientras que en la tesina conviene presentar la información –y la argumentación de la idea del tesista- a través de las palabras.

- Las tesis demandan un manejo de citas y de bases de datos bastante más profuso y complejo que las tesinas. De todos modos, en ambos casos se debe ser muy puntilloso en su presentación, pues muchas universidades basan su criterio de corrección en estos aspectos.

- Especial mención merece el cuidado que se debe tener con las búsquedas que se hacen a través de Internet. Muchos estudiantes se piensan que las tesis o tesinas son una cuestión de buscar otros trabajos anteriores, y armar un “cut & paste”. Lo cierto es que hay muchos sitios y trabajos que según nuestro criterio, carecen de la calidad y el nivel necesarios como para ser recogidos como fuentes válidas para trabajos de estas características. Por ello, recomendamos siempre basarse en trabajos de autores originales y reconocidos en el ámbito académico.

- Por último, nuestros investigadores y expertos en metodología de la investigación estarán siempre disponibles para ayudarlos, asesorarlos y apoyarlos en la redacción y elaboración de tesis, tesinas, como así también de monografías y/o ensayos.